Doble Negación: no viene nadie, no dice nada, no quiero ninguna, …

En español la doble negación se utiliza para reforzar el sentido negativo de un enunciado. Podemos decir cosas como “no viene nadie”, “no dice nada” o “no quiero ninguna”, sin que incurramos en una incorrección.

El idioma castellano admite el uso, en una misma oración, del adverbio de negación no junto con otros elementos (adverbios, pronombres, adjetivos, sustantivos o locuciones) que tienen sentido negativo.

Así, adverbios como nunca, jamás o tampoco, o palabras como nadie, nada, ninguno o la locución en la vida (equivalente a ‘nunca’), al igual que grupos que contienen la conjunción copulativa negativa ni, pueden aparecer combinados en oraciones de sentido negativo.

Sin embargo, para que esto sea posible, los elementos en la oración deben encontrarse ordenados de una forma determinada. Así, habrá doble negación cuando el verbo de la oración se encuentre precedido por el adverbio no, mientras que el segundo elemento negativo debe aparecer a continuación del verbo.

Ejemplos con doble negación

  • No hago nunca ejercicios.
  • Yo no quiero salir tampoco.
  • No lo aceptaré jamás.
  • No lo quiere nadie.
  • No me gusta nada esto.
  • No he sabido de ninguno de ellos.
  • No se graduará en su vida si sigue a ese ritmo.
  • No le creo ni la hora.

Ejemplos donde no será posible la doble negación

Por otro lado, no será posible la doble negación si estos adverbios, pronombres, adjetivos, sustantivos o locuciones con carácter negativo aparecen antes del verbo. En ese caso, la oración deberá carecer del adverbio de negación no.

  • Nunca hago ejercicios.
  • Yo tampoco quiero salir.
  • Jamás lo aceptaré.
  • Nadie lo quiere.
  • Nada de esto me gusta.
  • De ninguno de ellos he sabido.
  • En su vida se graduará si sigue a ese ritmo.
  • Ni la hora le creo.

Deja un comentario