¿Cómo se escribe 59 en letras?

El número 59 escrito en letras es Cincuenta y nueve.

Es decir, si se necesita saber de qué forma se debe redactar 59 en letras, ya sea pues se precisa saber como se lee con corrección o de qué forma debe ser transcrito de forma correcta se va a deber tener en consideración que la forma adecuada de «convertir» el 59 en letras sería Cincuenta y nueve.

¿En qué momento se usa la escritura de los números en letras?

El uso del 59 en formato de texto dependerá de la tipología del contenido:

  • En los textos que sean de carácter científico o técnico, se recomienda el uso de cifras por el hecho de que es mas claro y brev, por poner un ejemplo el 59.
  • En los textos literarios, las reglas ortográficas aconsejan usar letras, en este caso «Cincuenta y nueve», para aquellas cantidades con un valor igual o inferior a 100, los números que se escriben con una sola palabra y los números redondos que se expresen en dos palabras

Se debe tener en cuenta que estas son recomendaciones de escritura, no obstante, lo esencial es que exista una homogeneidad en la manera en la que se redacte un texto con las diferentes cifras que se vayan a utilizar.

¿Existe otra forma de escribir el número 59 en letras?

No, la única forma correcta de escritura de este número impar será Cincuenta y nueve. O sea, no existen múltiples formas de transcribir o pronunciar esta cifra.

No obstante, a veces puede malinterpretarse la pregunta de «¿Cómo escribir el número 59 en letras?» dando  por defecto como respuesta la manera en la qué se debe redactar el número usando las letras, y realmente lo que se desee conocer es la manera en la qué escribe el 59 en nomenclatura romana.

 

Al redactar un valor utilizando números romanos se emplea letras. Por consiguiente, en un caso así para escribe en nomenclatura romana el 59 se deberá utilizar el símbolo o símbolos DCXXIII, ya que esta combinación de caracteres equivalen a Cincuenta y nueve en numerología romana.

 

Trucos para saber como escribir el número 59 en letras:

Los números cardinales:

Cuando escribimos una obra literaria o un texto no técnico, la R.A.E. nos recomienda que escribamos los números cardinales con letras, a no ser que se trate de un número muy complejo. Es decir, se escribirán con letras aquellos números que puedan expresarse en tres palabras o menos:

 

María tiene cuarenta años, ha escrito cuatro novelas y es maestra. En su clase hay treinta y tres alumnos, a los que les ha dicho un millón de veces que tienen que portarse bien.

 

Por otra parte, cuando el número a escribir es más largo o complejo, se escribirá con cifras:

 

María vive en un pueblo de 25 957 habitantes y cobra 1859 euros al mes.

OJO: no sé si os habéis fijado, mas los números del último ejemplo no llevan un punto o una coma apartando los millares (veinticinco.957 o 1.859). Sé que resulta extraño, pero la nueva normativa de la R.A.E. afirma que los números de 4 cifras NO van a llevar separación (mil ochocientos cincuenta y nueve) y los números de cinco cifras o más NO van a llevar ni puntos ni comas, sino más bien una separación (veinticinco novecientos cincuenta y siete o 1 trescientos cuarenta y tres trescientos noventa y dos).

 

Siempre con cifras:

Hay algunos casos en los que siempre hay que redactar en cifra y no en letra, como el caso de los porcentajes superiores a diez:

El seis por ciento de los niños no ha traído los deberes.

Otra excepción que se escribe siempre y en toda circunstancia con una cifra es la de los números que van después del substantivo al que se refieren:

María va por la página 3 del libro y duerme en la habitación 130 del hotel.

El 94 por ciento  de los niños ha traído los deberes hechos.

Los porcentajes menores pueden escribirse con letras o con números, conforme prefiera el escritor, siendo siempre y en toda circunstancia más recomenrable para una novela la escritura en letras:

 

Mezcla de cifras y letras:

La R.A.E. nos recomienda que, al menos en la escritura de ficción (novela, relato, etc.), intentemos NO entremezclar en un mismo enunciado cifras por un lado y números escritos con letra por otro. O sea, que si tenemos en el mismo párrafo o en dos parágrafos próximos un número sencillo y otro complejo, es mejor escribirlo todo con números:

María tiene 40 años, ha escrito 4 novelas y cobra 1859 euros al mes.

Los ordinales:

Para finalizar, me agradaría hacer mención a los ordinales, que en una obra literaria se van a escribir siempre y en toda circunstancia con letras:

María vive en un primer piso y escribe su quinta novela.

Las horas:

En textos literarios, es mejor que intentemos escribir siempre y en todo momento la hora con letras:

María salió del trabajo a las cinco menos diez por el hecho de que había q\\uedado con Pedro a las cinco y cuarto.

Las fechas:

Lo normal, aun para obras literarias, es escribirlas con cifras de la próxima manera:

“María nació el 21 de Septiembre de 1985.

OJO: el año va sin punto de separación, como vimos ya antes que se hacía para la representación de los números de cuatro cifras.

 

Deja un comentario